Hace tiempo que queríamos escribir un post sobre este tema. Tras conocer varios artistas e ilustradores, hemos podido ver y entender aquello de “un estudio de pintura es la casa de un artista”.  Cada espacio está concebido para desarrollar este trabajo de la mejor manera. Y ello implica una gran variedad de escenarios. No hemos encontrado un manual que marque cómo hacer un estudio de pintura productivo e inspirador. Sin ánimo de llegar a serlo, en este post queremos presentar algunos consejos que pueden ayudar a mejorar este tipo de espacios.

estudio de pintura consejos

Crear un estudio de pintura

Es posible crear un estudio de pintura en prácticamente todo tipo de lugares. En una casa, un piso, un local, un almacén o una sala cowoking. Es un espacio físico necesario para desarrollar esta actividad de manera profesional, incluso si pintas al aire libre. Y es que, además de pintar, este espacio debe permitirte guardar tus herramientas, preparar los soportes, gestionar tus obras ya finalizadas, preparar pedidos… Por ello, aunque creas que no necesitas este espacio propio, es más que recomendable poder disponer de él.

– Tamaño y producción

Antes de crear tu estudio de pintura, es importante tener presente las dimensiones de las obras que vas a producir. ¿Tendrán un tamaño tipo postal? ¿Preferirás el gran formato? ¿O quizás quieres explorar todo el abanico de medidas posibles?  El estudio debería poder ofrecerte todas estas posibilidades, aunque puntualmente necesites de una sala auxiliar para ejecutar obras más grandes o especiales. Recuerdo una artista que utilizaba el jardín de detrás de su casa para pintar grandes oleos. Una vez finalizada la obra y secada la pintura, desmontaba el soporte y guardaba la tela en un armario situado en un pequeño taller. Aunque no es lo más ideal, un estudio puede estar repartido en diferentes salas o habitaciones.

– La luz, factor clave

Uno de los principales condicionantes es la luz. Como en la pintura, exige un trato especial. Por ello, es importante que el estudio se encuentre en una habitación bien iluminada. Lo aconsejable es que disponga de ventanas orientada hacia el sur y/o techo translúcido. De esta manera, es posible aprovechar al máximo la luz natural. Por ello, nos de extrañar que muchos pintores, a lo largo de la historia, hayan preferido trabajar en una buhardilla que en los bajos de un edificio.

Si dispones de poca luz natural, puedes trabajar cerca de la ventana o balcón que tengas y que dé al exterior. Necesitarás luz artificial, que en este caso se aconseja que sea neutra. A día de hoy puedes conseguir focos o lámparas de alta iluminación con un consumo muy bajo gracias a las bombillas LED.

obra de arte Brandenburgo de Max Liebermann

Estudio del pintor en la puerta de Brandenburgo, de Max Liebermann (1847-1935, Alemania)

– Organización y distribución

Hace unos días vimos lo importante que era tener un taller cuidado y ordenado. Estos factores intervienen directamente en la productividad y el propio bienestar del artista u operario. Asignar de manera lógica armarios, estanterías o mesas a un determinado tipo de herramientas o fase de trabajo es de gran ayuda. En el caso de la pintura, te ayudará a visualizar más rápido la gama de colores disponibles y explotar al máximo la creatividad. ¿Quién no se siente inspirado cuando ve una estantería de pinturas ordenadas y pinceles limpios listos para utilizarlos?

– Decoración y funcionalidad

En el campo artístico, es importante estar rodeado de objetos que nos inspiren y nos generen una actitud positiva. Ante todo, un estudio de pintura es un espacio evocador y por ello no debe corresponder siempre a una habitación. Un puente, un camino o una plaza pueden ser lugares igualmente evocadores. Pero, como hemos comentado, un estudio es un espacio físico profesional que tarde o temprano necesitarás. Por este motivo, la decoración jugará un papel importante. Apuesta por piezas u otras obras que te hayan marcado o que admires por tu técnica. Es aconsejable que periódicamente las cambies y así renovar el ambiente. Recuerda que es muy probable que algún día recibas visitas de clientes, por lo que es importante mantener el espacio ordenado y ofrecer una buena impresión.

No menos importante es la funcionalidad. Conozco algunos estudios muy bellos, con objetos exclusivos y mobiliario vintage, pero que no son nada prácticos. Si tienes poco presupuesto y quieres hacer una buena inversión, centra tus esfuerzos en: una mesa de trabajo grande y firme, una silla cómoda y una buena iluminación. Aquí pasarás horas trabajando y tu cuerpo y tu mente lo agradecerá.

pinturas pastel oleo estanteria

– Música para tus sentidos

Finalmente, y ante todo, un estudio de pintura debe ser un lugar donde vayas a pasártelo bien. Elimina todos los ruidos o distorsiones que no te dejen trabajar con tranquilidad. Si es necesario, insonoriza la sala. El arte requiere dedicación, paciencia y mucho mimo. Y si te falta inspiración o estas bloqueado, descansa. Pon música (no sabes lo mucho que ayuda, sobre todo si trabajas solo), para para tomar un café, da un paseo, revisa Pinterest o márcate un baile. Una buena gestión del tiempo pasa, algunas veces, por darle a nuestro cerebro un respiro.

—-

¿Qué te ha parecido? ¿Añadirías algún consejo más para mejorar un estudio de pintura?

Nosotros lo dejamos aquí. Nos vemos en el próximo post 😉