Los rotuladores de acuarela han marcado un antes y un después en el mundo de la técnicas al agua. Desde su aparición, han sido una alternativa más moderna y cool que el tradicional estuche de godets o barras. Pero ¿realmente funcionan tan bien como se dice? ¿Son mejores que el formato tradicional? Para encontrar la respuesta, hoy analizamos uno de los mejores kits: el Water Colour Marker  de Winsor & Newton de 6 unidades.

dotuladores para pintar acuarelas agua

Rotuladores de acuarela Winsor & Newton, primeras impresiones

Winsor & Newton cuenta con uno de los rotuladores de acuarela más veteranos del mercado. Apareció hacia el 2014 y su uso pronto de popularizó. Aun así, existe cierta controversia a la hora de hablar de su calidad, así que hemos decidido probarlos.

De entrada, nos encontramos ante una presentación excelente, dentro de la línea a la que nos tiene acostumbrados la marca inglesa. La caja de metal presenta un tamaño muy acertado: 17 centímetros de ancho, 11 de largo y 2,2 de alto. Cabe en todo tipo de bolsos –incluso bolsillos-, algo que debemos tener en cuenta si nos va a acompañar en nuestros viajes. Además es muy ligero, resistente y agradable al tacto.

La caja cuenta con una tapa de bisagra. Personalmente, es un detalle que agradecemos ya que las tapas sueltas se suelen acabar perdiendo. En su interior nos esperan 6 rotuladores de acuarela con un diseño moderno. Los colores escogidos para este kit son:

  • Negro marfil (Ivory black)
  • Amarillo cadmio (cadmium yellow)
  • Ocre amarillo (yellow ochre)
  • Carmesí alizarina (alizarin crimson)
  • Verde vejiga (sap green)
  • Azul Prúsia (prussian blue)

Son seis colores básicos, esenciales. Si echáis algún color más, podéis escoger el kit de 12 colores. En este caso, contaríamos con dos amarillos y dos verdes, si bien echamos en falta tonos más grises.

La prueba

Destapamos el rotulador azul por los dos lados. En un extremo, una la punta más pequeña y compacta; en el otro, una más gruesa y alargada. Probamos con la pequeña y podemos ver que se trata de una punta de rotulador convencional Su trazo es algo duro, pero el pigmento fluye aparece con fuerza. En el otro extremo, la punta más larga nos permite dibujar trazos más sueltos, algo necesario si queremos trabajar con pincel.

En este punto nos damos cuenta que el pigmento no es tan fuerte y se desvanece con rapidez a partir de los 2 centímetros. Aunque dependerá mucho del uso que le quieras dar, es algo a tener en cuenta si estas pensado en comprar estos rotuladores para acuarela. Por otro lado, esta concentración de pigmento es una ventaja si vamos a realizar trabajos de lettering, pequeños retoques o detalles. Aun así, el margen de mezcla de colores es muy limitada en este kit de Newton & Wilson.

La disolución en agua tampoco es uno de los fuertes de estos rotuladores de acuarela. Quizás este sea el gran talón de Aquiles y donde más críticas hemos encontrado.

Por otro lado, no nos acaba de convencer el tacto de los rotuladores. La sensación de estar sosteniendo un rotulador convencional es constante y, aunque la medida es muy acertada, da una apariencia de menor calidad. La impresión que recubre el cuerpo parece intentar contrarrestarlo, pero el efecto se mantiene.

 pintura acuarelas winsor newton rotulador

Conclusión

Los rotuladores de acuarela de Winsor & Newton que hemos analizado cumplen de manera aceptable su función. Aun sí, no podemos afirmar que su calidad sea mejor que la del godet o barra de pintura convencional, más bien lo contrario. El pigmento, aunque es fluido y fuerte, no se disuelve ni se mezcla con la facilidad de unas acuarelas tradicionales. Esto les resta muchos puntos, sobretodo en el campo profesional.

Por otro lado, si dejamos de compararlos con las acuarelas de toda la vida, encontramos ciertas ventajas. Su mecanismo el más eficiente, no hay peligro de goteo ni necesitamos limpiarlos después de cada uso. Son razones más que suficientes si buscamos unas herramientas de pintura versátiles. Además, Winsor & Newton ha hecho muy buen trabajo con la elección de las medidas de la caja y la elección de la paleta de colores básica.

En resumen, nos encontramos ante un kit de rotuladores de acuarela de gama media con un precio algo elevado: 25€. Muchas personas lo acaban utilizando como rotulador de lettering, ya que combina las ventajas de un rotulador y algo de fluidez para trabajar con agua. Por ello, sigue siendo un kit aceptable, incluso recomendable, para personas que buscan nuevos proyectos creativos.