La arcilla polimérica es uno de los composites más utilizados en el mercado craft. Makers de todo el mundo ya lo han probado y algunos incluso se han especializado en su uso de manera profesional. En Labois hemos querido conocer con más detalle este  producto, sus ventajas y aplicaciones.

que es arcilla polimerica

La arcilla polimérica ¿qué es?

La arcilla polimérica llegó a nuestro país hace más de 6 años. Su bajo coste (una pastilla ronda los 2€) y su amplio surtido de colores y efectos permitió su popularización en muy poco tiempo. De hecho, la marca más conocida de este tipo de arcilla sintética es FIMO, quien desde entonces se ha ganado un hueco en la mente (y los cajones) de todo artesano moderno. Así, no es de extrañar que comúnmente se utilice la pasta FIMO como sinónimo de la arcilla polimérica. Pese a ello, cabe señalar que actualmente existen muchas otras marcas en el mercado que ofrecen este material a muy buen precio.

A efectos prácticos, la arcilla polimérica es una pasta de base plástica (PVC combinado). Es muy maleable, similar a la plastilina, pero con una ventaja: no se seca, no se astilla ni se cuece a temperatura ambiente. Tampoco es necesario un horno cerámico tradicional ya que se solidifica a 135º. En otras palabras, es una arcilla que podemos cocer en un horno doméstico. Por este motivo, junto a su bajo coste, este material pronto fue el protagonista de muchos tutoriales, llegando a ser una verdadera moda.

En el sector artesanal, más comprometido con los materiales naturales y exclusivos, esta arcilla ha calado más bien poco. De hecho, su rápida difusión y popularización de su uso izo que pronto de abandonase en los niveles profesionales como base de sus productos. Aun así, muchos markers apostaron por él y hoy son un referente en su utilización. Uno de estas maestras es la italiana Daniela Messina (Celidonia Studio).

¿Dónde y cómo se utiliza la arcilla polimérica?

Las aplicaciones de esta arcilla son tan amplias como la creatividad de quien la utilice. En el sector craft, que es quizás donde más la hemos visto, es la base utilizada para realizar figuras y joyas de todo tipo. Gracias a la multitud de colores que podemos encontrar, es posible utilizar este material como aglutinante, pero también como base elemental. Así, encontramos joyas realizadas íntegramente con arcilla polimérica, así como figuras, miniaturas o muñecas. El único condicionante es que una vez cocido, este material se vuelve rígido y pierde definitivamente su maleabilidad.

Para trabajar  la arcilla polimérica no es necesario contar con un gran arsenal de herramientas, más bien todo lo contrario. Si trabajamos con cantidades pequeñas, solo necesitaremos punzones y buriles para hundir o alisar la superficie. Y como no, un pulso de hierro para asegurar una correcta presión sobre la superficie.

Por otra parte, es cierto que la apariencia de esta arcilla es muy similar al de la plastilina. Esto proyecta inevitablemente una imagen algo infantil, alejándola de los usos exclusivos o más tradicionales. Por el contrario, ofrece un acabado muy colorido, que podemos potenciar con barnices o arcillas con acabado brillante o metalizado. Esto ha permitido crear formas que posteriormente marcas de lujo también han copiado, como miniaturas de animales o frutas. De bien seguro recordarás algún bolso que incorporaba alguno de estos elementos en el cierre o en pulseras o colgantes.

¿Conoces algún artesano o artesana especializado en el uso de arcilla polimérica? ¿Qué tipo de productos realiza?

Nos vemos en el próximo post 😉