Si te has planteado cómo hacer tiramisú casero, debes saber que es un postre para los más foodies. ¿Quién no ha sentido alguna vez lo de “mi madre prepara tiramisú de muerte”? Hoy te desvelamos el misterio y te contamos cómo preparar tú mismo este postre clásico y delicioso. No sé si la receta se parece a los que hacen los italianos, pero con nuestra versión queda buenísimo. Así que apunta bien, que seguro acertarás con esta opción handmade.

postre-foodie-tiramisu-casero

Ingredientes para hacer un tiramisú casero:

– 500g mascarpone

– 300g de bizcochos de soletilla

– 250ml de café

– 60g de azúcar

– 5 huevos

– 2 cucharadas de cacao en polvo

– 1 copita de licor de cereza (kirsch)

Receta del tiramisú:

Para empezar, vertemos el café caliente en un recipiente mediano y le agregamos 10g de azúcar y el kirsch.  Remenamos y preparamos los bizcochos de soletilla. Esperamos a que se enfríe la mezcla.

Mientras, separamos las claras de las yemas y batimos las yemas con el resto del azúcar. Añadimos el mascarpone y batimos con las varillas eléctricas o con un batidor a mano. Tiene que quedar una mezcla esponjosa. Posteriormente, montamos las claras a punto de nieve no muy consistente y las incorporamos a la preparación anterior en dos tandas. Podemos ayudarnos con una espátula de plástico para remover y escamparlo mejor. Así conseguiremos una apariencia espumosa genial para nuestro tiramisú.


Recuerda: Si utilizas huevos amarillos, la apariencia del bizcocho será más amarillenta y el sabor más intenso. Si optas por huevos blancos, el color será más pálido y el sabor más suave.


Volvemos a los bizcochos de coletilla. Los mojamos de uno en uno en el café muy brevemente, si no pasamos se desharán.  Con ellos, cubrimos el fondo de un molde cuadrado o rectangular. Podéis optar por uno grande o repartirlo en cuencos pequeños, así podréis repartirlos entre varias personas.

receta-tiramisu-casero

Después de poner una capa de bizcochos mojados en café en el molde, los recubrimos con una fina capa de crema. Alternar dos veces con una capa de bizcochos y una de crema, hasta que quede todo recubierto de crema. Se cubre con un film transparente y se guarda en la nevera durante 6 horas como mínimo. Cuanto más esperéis mejor, estará más consistente. Justo en el momento de servir, se espolvorea el tiramisú con el cacao en polvo. También podemos decorarlo a nuestro gusto, por ejemplo, con virutas de chocolate.

Y ya tenemos nuestro postre foodie: tiramisú casero. Esperamos que os guste nuestra receta, cómo la de los nachos. A nosotros nos encanta 😛

Nos vemos en el próximo post!