Comprar arte hoy no es fácil. Cualquier persona interesada en adquirir una pintura, escultura o ilustración pronto descubrirá que existen multitud de plataformas, canales, artistas, precios y opciones. Además, si queremos comprar arte como inversión, deberemos tener en cuenta que factores influyen directamente en el valor de cotización. Por ello, hoy os presentamos una guía rápida y sencilla para movernos en el mercado del arte.

art-exhibition

Comprar arte: principales motivaciones

El comprador de arte actual va más allá del coleccionista tradicional. Gracias a internet y las nuevas tecnologías es posible acceder a un mercado más amplio, con todas las ventajas y riesgos que ello conlleva. Así se ha señalado en el último informe Hiscox, donde se muestra una tendencia creciente en las compras de arte online, cambiando un mercado tradicionalmente opaco y elitista.

Hoy es más fácil y transparente conocer los artistas más cotizados, descubrir jóvenes talentos o ver que colecciones se exponen en galerías internacionales. En consecuencia, también empezamos a ver una mayor diversificación del perfil del comprador. Desde el empresario que busca una inversión segura hasta una pareja de jóvenes que se acaba de independizar y quiere una obra para decorar su salón. Según afirma este estudio, más de la mitad de transacciones se concentra en las obras con un valor inferior a 1000€.

En resumen, el arte se puede comprar por diferentes motivos, entre los que destacan 3:

  • Como símbolo de estatus (identificación con un grupo social)
  • Bien de inversión a medio o largo plazo
  • Compra hedonista, para disfrute del propietario

Si pensamos en comprar nuestra primera obra de arte, es muy probable que queramos adquirir otra en el futuro. Por ello, los vendedores de arte saben que con la primera venta suele haber un nuevo coleccionista. Este coleccionista, amateur o experto, puede ser una única persona (colección privada), una institución pública o una empresa/corporación.

Principales canales de compra/venta de arte

La compra de arte puede realizarse a través de diferentes canales. Hemos visto que podemos adquirir piezas a través de internet (compra online), sin perder de vista los canales comerciales:

  • Galerías de arte. Sin duda, el canal de venta más conocido e icónico. Las galerías suelen trabajar con exposiciones temporales de artistas que ponen a la venta una edición/colección completa. De esta manera, se ofrece al cliente la opción de comprar una o varias piezas de la misma serie, en el valor añadido de poder verlas en directo. Por el contrario, la mayoría de galerías siguen teniendo una imagen muy elitista y precios más elevados. De ahí que muchos posibles compradores no suelan pasar del escaparate.
  • Ferias de arte. Son la opción más popular y la que permite la compra/venta directa de arte. Los artistas suelen acudir en persona, facilitando a los clientes el poder conocerlos en persona así como sus últimas obras. Podemos encontrar diferentes ferias, algunas de ellas enfocadas a un público muy concreto. Por ello, es muy recomendable visitar primero la web oficial de la feria y conocer que artistas van a participar.
  • Plataformas en línea. Actualmente existen multitud webs y marketplaces donde podemos comprar obras directamente a artistas, coleccionistas o empresas. Lo malo es que la mayoría suelen afirmar que son las mejores, los artistas que recogen son desconocidos o no se hace ninguna mención a su carrera. El resultado es una relación muy impersonal. El internauta suele acabar guiándose por el precio y la apariencia de la obra.
  • Compra directa al taller o estudio. Conocida como “mercado primario”. Acudir directamente al taller es la mejor manera de conocer el trabajo del artista y su visión. En este caso, a priori deberemos conocer bien la obra del artista, su ubicación y tener referencias sobre su cotización. Es posible que el artista tenga firmado un contrato con algún distribuidor o representante en exclusiva, hecho que puede influir en el precio de venta en taller. En cualquier caso, este tipo de adquisiciones es estratégica y deberemos conocer bien las condiciones y referencias.
  • Distribuidores privados. Aunque en España es poco común, es uno de los canales que permite combinar mejor las opciones anteriores. Aquí encontramos marchantes de arte, representantes, art deleaders, comisionistas,… Estos promocionan y dan valor a los artistas con los que trabajan. Se encargan de visitar los clientes y establecer una relación más personal, algo muy importante si se buscamos una inversión a largo plazo o realizar más de una compra.
  • Casas de subastas. En Inglaterra, Estados Unidos y China es donde se concentran las principales casas de subastas. Reservadas a los artistas de renombre, son el canal ideal si buscamos una obra como inversión, bien documentada (imprescindible para evitar falsificaciones) y perfectamente conservada. Las casa de subastadas también son un trampolín para los jóvenes artistas que consiguen entrar y encuentran un comprador interesado, de ahí su exclusividad.

De manera paralela, en podemos encontrar jugadores alternativos en el mercado del arte. Uno de ellos es la copropiedad del arte o el crowfounding (por ejemplo, para adquirir una obra rara o en peligro de conservación), así como las fundaciones. En estos casos, la compra suele estar promovida por un valor patrimonial, es de decir, para garantizar la conservación de una pieza significativa para un colectivo. Así también, puede estar motivada como inversión estratégica.

Art Buy Gallery

Servicios de apoyo

En el mercado del arte existen diversos profesionales especializados en dar cobertura a las diferentes necesidades del comprador o vendedor. Así, encontramos:

  • Seguros de obras de arte
  • Especialistas en autentificación (de gran ayuda para evitar falsificaciones)
  • Técnicos de conservación y preservación, donde intervienen conservadores y restauradores
  • Asesores y consultores de arte. Son muy útiles si pensamos en realizar una gran inversión o queremos conocer que obras tienen una mayor cotización
  • Empresas de transporte y almacenamiento (cobertura logística especial)

Como ves, existen multitud de factores que deberemos considerar a la hora de comprar una obra, sea cual sea nuestra motivación y presupuesto. Siempre hay un componente subjetivo determinante a la hora de comprar arte. Lo que para nosotros puede parecer bello para otros puede ser excesivo o anticuado. Por ello, es importante conocer la obra del artista, que representa, en que momento de su carrera se encuentra y valorar su trabajo más allá del precio final.